De la polémica Almudena a un ‘San Pedro’ futurista para Madrid

Por José M. Abad Liñán | Fotografía de portada: Proyecto de catedral de la Almudena y su campanario presentado en los años 50, con la silueta del Edificio España a la derecha. REVISTA ‘ARQUITECTURA’

En la década de los cincuenta, dos arquitectos soñaron con una catedral rompedora, 50% mayor que la basílica vaticana, para el lugar del Templo de Debod.

Era la capital de la Monarquía Católica, pero Madrid no tenía catedral. Felipe II había mudado la corte a aquella villa de 30.000 habitantes en el corazón de la Península, pero en las cosas de la Iglesia se mandaba todavía desde Toledo. La capitalidad resultaba demasiado suculenta para que el arzobispado toledano dejara volar libre a su vecina al norte. Y sin diócesis propia, no había catedral. Los prelados de la antigua capital imperial vetaron los planes para erigir una, los más antiguos del siglo XVI, el mismo en que la corte se asentó en Madrid. Casi todos los planes con la advocación a la Almudena, la imagen de la virgen de la ciudadela (“al-mudayna”) que los cristianos, tan oportunos, habían encontrado en las murallas musulmanas tras tomar la ciudad.

ACCEDER

Share

Equipo editor de Escuela de Arquitectura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.