El abrazo de la arquitectura

Texto por en el blog de Fundación Arquia | Imagen de portada: Atlas y Paisaje revolucionarios, de la colección ATLAS y Cartografías, de María Auxiliadora Gálvez.

La reflexión de Elisa Carrasquilla nos cuenta que estos meses de confinamiento parecen haber sido el detonante para que el hecho de que la arquitectura haya de adaptarse al usuario, y no al revés, caiga por su propio peso. Resulta que no sólo los usuarios habíamos hecho de nuestros hogares meros lugares de paso, sino que este uso extendido del hogar como hospedería personalizada había colonizado el proceso de diseño. Y no sólo en el caso de la arquitectura doméstica.

Hace varios años una de mis abuelas enfermó gravemente y tuvo que pasar los dos últimos años de su vida en el hospital. Hasta el último momento buscamos alternativas para que cuando llegase su adiós eterno lo hiciera en una atmósfera de amor y recuerdos entrañables donde pudiéramos estar con ella, con el menor sufrimiento posible, el olor de su habitación (su pequeño reino), y el murmullo de sus seres queridos. Pero no sólo su hogar no la pudo recibir, sino que el hospital la despidió entre pitidos y sollozos desconocidos.

Acceder

Equipo editor de Escuela de Arquitectura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *